SE VIENE EL NUEVO DISCO!... #2014
gadgets para blogger

jueves, 1 de diciembre de 2011

El Origen de la Cumbia. Vol VII. Checkpoint Cumbiero

Íntimamente sospechamos que ninguno de los lectores, ni siquiera aquel que erróneamente considere que ésta zaga tiene alguna validez historiográfica, ha leído “El Origen de la Cumbia de pé a pá. Y no se moleste mi amigo, no nos creemos tanto…
Sin embargo, como nos interesa marchar acompañados, aprovechamos esta entrega para adelantar a los rezagados y darle un respiro a los aventajados.
En su momento afirmamos, y ahora repetimos para que no haya lugar a reclamos, que “El Origen de la Cumbia tiene como objeto rastrear el momento aquél en el que la cumbia comienza a convertirse en un ritmo popular en la Argentina, observar su desarrollo, sus formas y transmutaciones. Y a eso nos abocaremos prontamente.
Sin embargo, antes de dar inicio a este Checkpoint Cumbiero, aprovechamos este espacio que nos brinda la blogosfera, para mandarle un saludo a todos los que nos conocen... y arremeter con  unas confesiones dedicadas a los queridos lectores.
Estimado amig@, usted seguramente sabrá o al menos intuirá, lo difícil que resulta ser espectador de un fenómeno cualquiera cuando se es a la vez participe: a cuántos de nosotros, ciudadanos amables y pacíficos de esta hermosa y bohemia Capital Federal, nos ha sucedido encontrarnos (para nuestro propio asombro), aferrados al almabrado de la cancha, espetando insultos al juez, jurando por todos los dioses que tarde o temprano iba a encontrar a ese lineman, y sino es a él personalmente a algun integrante de su grupo familiar?. Podemos acaso, nosotros, los que cometemos involuntariamente este error fin de semana tras fin de semana, esbozar una teoría acerca de cómo finiquitar con la violencia en los estadios?. Sin duda que lo hacemos,  y lamentablemente sin reparar que una mirada externa requiere de un esfuerzo de abstracción para la cual nuestra capacidad intelectual no se encuentra preparada.
Porque señores/as, la cumbia nos rodea, como el aire que respiramos y el nitrogeno que exhalamos, nos brota por los poros, estaba bailoteando cuando aún gateabamos, reaparece en la radio, perdura en las fiestas populares, renace en la noche porteña y seguramente vivirá por siempre en el corazón del pueblo, que hace de brasero de la llama eterna que alguna vez iniciaron los Landeros...
Usted nos podrá decir, sin temor a equivocarse: "tarde piaste pajarillo"... y tendría toda la razón. Puede acaso Sabor a Cumbia, a esta altura del combate, simular un golpe letal de nuestro púgil rival, mientras con el rabillo del ojo vemos caer la toalla salvadora en el centro del ringside?. Puede hacerlo Sabor a Cumbia después de escribir seis (6) infructuosas entregas de esta zaga?. No señores, San Landero no nos perdonaría y posiblemente dejaría de cumplirnos las plegarias de ron que elevamos al compás del llamador en las noches de Cumbion. Manos a la obra con el repaso entonces...
Usted habrá visto, o leído, que poco dijimos sobre el origen de la cumbia en Colombia: poco sabemos nosotros y son otras las personas indicadas para ello. Poco dijimos también sobre la instrumentación del ritmo por parte de las orquestas, fenómeno que ocurrió a mediados de la década pasada cuando las Big Band eran amo y señor en gran parte del continente.
En cambio, hicimos mención a cómo los directores de esas orquestas comienzan a emigrar de Colombia, con destino a México y Buenos Aires para grabar sus composiciones. Señalamos allí, que al llegar a estos arrabales se contactaron con músicos locales de Tango, quienes probablemente hayan sido los primeros en absorber esa música y convertirse en verdaderas correas de transmisión del ritmo caribeño a nivel local.  
Así fue que comenzamos a referirnos a las primeras interpretaciones cumbieras en Argentina por parte de grupos locales, haciendo mención explícita de la banda de Cumbia que quizá sea la más relevante de todos los tiempos: Los Wawanco.
Sin embargo, no es un detalle menor señalar que dicha banda se encuentre integrada por músicos extranjeros que se hallaban estudiando en la Argentina.  Por tanto, cabe preguntarse: además de los músicos de tango a los que hicimos mención aca, hubo otros ámbitos donde halla comenzado la cumbia a proliferar?. Cuándo? Dónde? Quiénes?
Estos temas, y otros tantos que se nos vayan ocurriendo, iremos analizando en las próximas entregas. Nos despedimos hoy arrimando harina para este costal, y  obsequiando al público presente una hermosa pieza compuesta e interpretada por el versátil músico Chico Novarro.
Nos interesa este tema por varias cuestiones: en primer lugar porque la composición respeta el estilo que nos convoca. En segundo lugar porque da cuenta de la importancia que había alcanzado este ritmo dentro de la música local, incluso para músicos provenientes de otros estilos, en aquel período donde los Wawanco comenzaban a tener nombre en la escena local. En tercer lugar, porque nos gusta. En cuarto lugar porque, además de los Wawanco, el tema fue grabado recientemente por Jimmy y su combo Negro, dando cuenta de que la “moda” de la cumbia que se echó a andar hace tiempo y a lo lejos, y  no piensa detener su andar. Amig@s: no mas peroratas por hoy, y haremos un esfuerzo para no demorarnos con nuestra próxima entrega...


1 comentario:

Delio Valdez dijo...

Dedicated to Jose Blablazo