SE VIENE EL NUEVO DISCO!... #2014
gadgets para blogger

martes, 25 de junio de 2013

Al paso del tiempo, una cumbita




La música popular, sea cual fuera el género o estilo, encuentra sus inspiraciones en los más profundos y genuinos sentimientos humanos.


Podemos hallar entre los tópicos más recurrentes, canciones de amor a la pareja, desesperación por la pérdida de un familiar amado (sin lugar a duda que la madre debe ser el familiar más invocado),  dificultad para juntar el dineronecesario para mantener a la familia en condiciones dignas, mujeres solteras que afrontan embarazo  teniendo que decidir sobre el futuro del mismo a corta edad, o sobre la sensación amarga que sufre el hombre al ver a su inmaculada madre apoyar la ñata contra los barrotescarcelarios para darle un beso a su hijo querido…


La música popular interpela al hombre que la escucha, le habla de sus vivencias, lo invita a la reflexión personal  y lo convoca a apaciguar sus desesperaciones y/o encarar sus anhelos, supliendo con su armónica presencia a aquel amigo del alma que sabe aportar la luz en las noches oscuras, aconsejar del modo correcto y con las sencillas palabras que tal vez ningún letrado, por más que recite de la A hasta la Z un voluminoso diccionario del idioma castellano, podrá jamás encontrar.


Y que hay, estimado amigo lector, del paso del tiempo?. El hombre mira impávido su devenir, ajeno a sus dominios, inaccesible a sus determinaciones, imposibilitado de detenerlo, avanzarlo, retrocederlo, manipularlo, flexibilizarlo…


Observa el paso del tiempo con respeto y admiración, porque le da la sapiencia de la reflexión; porque encuentra en su devenir la razón y el entendimiento para disfrutar de las cosas más sencillas de la vida, y que son las únicas que hacen al ser humano el ser vivo más pleno que existe en el planeta tierra y, corriendo el riesgo de extralimitarse por culpa de la efusividad que nos provocan estas líneas, del universo.


Observa el paso del tiempo con melancolía, porque con él se van sus recuerdos queridos, de seres que hoy no están y que nos resultan necesarios para afrontar los días, porque así como nos dota del conocimiento y una capacidad reflexiva cada vez mayor, transforma a cada segundo el presente en pasado, nos dice con un despiadado cachetazo de realidad que el paso del tiempo nos traslada hacia el ocaso, a la muerte última y final.


Sobre el derrotero del hombre, el inexorable paso del tiempo, que permite al ser humano elevar su capacidad de amar con vehemencia y profundidad, pero que a la vez lo encamina al inevitable  final, a la decadencia de su capacidad física hasta que ya sus órganos se entregan a él, al paso del tiempo, gastados ya de vivir la vida… Decíamos, sobre el paso del tiempo es al fin y al cabo a lo que refiere esta hermosa cumbia. A su salú.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimadísimos, para cuándo la cumbiamba cachonda a calentar este invierno sureño?? Abrazos amorosos desde Villa La Angostura, provincia del Neuquén.Gimena

Delio Valdez dijo...

Extrañamos el sur!