SE VIENE EL NUEVO DISCO!... #2014
gadgets para blogger

lunes, 30 de julio de 2012

Página 12 y sus confesiones de parte…


Estimados lectores de este discontinuo Blog. Somos sinceros con uds., como lo fuimos y prometemos ser siempre, si admitimos que hemos evaluado con seriedad tomarnos una licencia en lo que hace a las digresiones y polémicas que, cada tanto, aquí se ventilan.
Sin embargo los acontecimientos convocan a que nuestras palabras discurran nuevamente, para poner a disposición de aquellos lectores que quieran leerlas, nuestra humilde opinión sobre un tema del cual ya hemos versado: el tratamiento que realizan los medios gráficos sobre la Cumbia en general y la proliferación de ese hermoso ritmo en Capital… en particular.
En una reciente nota periodística intitulada “Cuando muera quiero que me toquen cumbia”, intitulada como el escasamente conocido libro, columnistas del magazine porteño Página 12 vuelven a manifestar una impresión, acerca del auge que atraviesa la Cumbia dentro del circuito nocturno porteño.
La nota arremete con munición gruesa ni bien empieza…: “Hace unos años hubiera sido impensado sentirse orgulloso de bailar o escuchar cumbia en Buenos Aires. Los discos estaban guardados en los cajones si había visitas y siempre había que poner cara de ‘qué es eso’ cuando sonaba una canción desde algún auto que pasaba con el estéreo a todo volumen. Eso sí, a la hora de bolichear, nada era ajeno. Pero en casa nada. Ocultar y hasta denigrar esos ‘ritmos malditos’ de letras abominables, que hablaban primero de amores en forma cursi y con ritmos tropicales, y de villas y chorros después”.

Podría pensar uno, ajeno al entorno en el que creció el periodista, que la educación hogareña y/o el contexto social en el que le toco habitar han resultado una pesada experiencia para él mismo, al punto tal de tener que ocultar las músicas que, más allá de los tiempos que nos tocan vivir, le han entusiasmado espiritualmente.
Posteriormente el periodista se refiere a la Orkesta Popular San Bomba, que junto con CHEL son parte de los entrevistados (y a las cuáles aprovechamos por esta medio para mandarles un fraternal saludo cumbiero), en los siguientes términos: “Aunque se definen como ‘22 porteños que tocan cumbia’, y reconocen que muchos no escuchaban cumbia siquiera, pero perciben que la clase media es la que toma la punta de lanza y escucha cumbia ahora –la baila, a decir verdad– y la hacen”

Y finalmente, si se considera que al inicio de la nota se afirma sin estertores: “LA CLASE MEDIA ARMA SU BAILANTA”, el astuto lector seguramente comenzará a reflexionar acerca de si el interés de la nota es describir el retrato de un fenómeno social (como lo es el desarrollo de la Cumbia en el barrio capitalino)... o su historia personal.
A que se refiere el autor cuando afirma “una recuperación del espacio festivo en Buenos Aires a partir de proyectos corales y orquestales”?... De donde fue recuperada la cumbia?



Hecha la introducción analítica de la nota, y dejando a manos de nuestros lectores una crítica sagaz que nos convenza de lo erróneo de nuestro razonamiento, se nos aparece como oportuno a esta altura de la columna realizar una crítica directa al pensamiento basal que conforma el batifondo de la nota en cuestión (puá…).
A nuestro humilde entender, el estimado columnista vuelve a cometer el mismo yerro que en su  momento cometiera la anterior nota de Página12 y que fuera sujeto de análisis por este Blog en esa ocasión. Dicha equivocación, a nuestro entender, se basa en confundir la masividad actual del genero (“la moda de la cumbia”) con la sorpresa que al periodista de turno le provoca los sujetos y/o lugares en los que se ejecuta la cumbia (o será que descubrió recientemente que son escasos los placeres terrenales comparables a tomarse un birra en casa, mirando el atardecer y escuchando una colombianita?).

Este blog, como lo ha manifestado insistentemente con anterioridad, considera que la presencia de la cumbia en la música popular argentina de manera masiva data de no menos de cuarenta (40) años.
Incluso una mirada crítica de la masividad de los boliches dedicados a la cumbia en Capital Federal evidencia una franca merma con respecto al… “hace unos años”: de no menos de 10 bailantas que existían hace 10 años, ahora quedan unas pocas. En efecto, si uno cuenta los boliches de Capital dedicados al género, la movida cumbiera no se amplió… declinó considerablemente.

De allí que resulta lógico considerar que  no es la masividad del fenómeno lo que se ha modificado sino los lugares y el contexto donde ésta música es ejecutada. No será que la novedad es que la Cumbia se baile en el Konex, estimado Brian Majlin?.

Nos despedimos, no sin antes saludar a nuestros queridos lectores quienes seguramente estarán contentos con el retorno de la polémica a estas livianas columnas, con una reflexión proveniente de una entrevista realizada al autor de un libro que, reconocemos, no hemos leído. Empero, se observa desde el inicio de la entrevista y de parte de ambos sujetos involucrados en la misma (entrevistador y entrevistado), un punto de partida esencialmente distinto. La nota completa la encontrara uds. Haciendo click aca.

P12: Hace más de cuarenta años que la cumbia es un género musical socialmente masivo. ¿Por qué se tardó tanto en abordarla desde lo académico como usted y Pablo Vila lo hicieron en el libro Cumbia. Nación, etnia y género en Latinoamérica?.

Pablo Seman: –En un principio, creo que existe una cuestión de prejuicio con la cumbia. El prestigio que adquieren los objetos sociales tiene que ver con los lugares por los cuales circulan. Muchas veces, los sociólogos y antropólogos que se dedican a estudiar fenómenos que poseen una baja valoración cultural hacen lo más fácil: convertirse en denunciadores de un acabose; profetas del apocalipsis. Si se analiza un hecho considerado de baja jerarquía, lo mejor es refugiarse en la descalificación. Pero para abordar la cumbia es necesario dejar esa lógica atrás. Se debe comprender que no se trata de un objeto menor, sino de un producto cultural que nos dice mucho con respecto a la realidad social argentina. La sociología de la música no puede limitarse a estudiar a un compositor de música clásica como es Alberto Ginastera. Para conocer la forma en la que se educa sentimentalmente una buena parte de la población del país, debemos conocer la cumbia.




9 comentarios:

Caro dijo...

Leí esta casi-nueva nota de Página con la misma pesadumbrez de siempre: el periodismo especializado (supuestamente especializado) deja bastante que desear, sobretodo cuando de ritmos populres se trata (y debo decir que me enojan de igual forma la mitad de las notas que hablan del ''nuevo tango'', otro género relegado y menospreciado, aunque por diversas razones). Que los periodistas se estén desayunando de una movida que existe hace ya décadas y que adquirió una masividad exponencial hace no menos de 10 ó 15 años es su problema; que nosotrxs tengamos que fumarnos sus sorprecitas prejuiciosas en cada nota, cansa. Pero la prensa cultural es así, ve lo que quiere ver, lo que tiene ganas, lo que le conviene para generar el mejor título o bajada o la chapa de contar eso que no todos cuentan.
Como sea, mientras suenen los tambores no habrá críticas pacatas del periodismo intelectualoide que puedan calmar nuestros frenéticos bailoteos. Salú!

FACUNDO VERA dijo...

BIEN AHY GUILLE VAMOS TODAVIA DEFENDIENDO LA CUMBIA TENES MUCHA RAZON EN TODO LO QUE LO QUE EXPRESAS MUCHA GENTE TIENE UN MIRADA DISTINTA SOBRE LA CUMBIA QUE NO LLENA DE ALEGRIA.TAMBIEN QUIERO CRITICAR UN POCO A EL QUE ESCRIBIO EL LIBRO DE CUMBIA,nacion etnia y genero en latino america DE PABLO SEMAN Y PABLO VILA CREO QUE NO SABEN ANDA DE CUMBIAS AJJAJAJA TENDRIAN QUE INVESTIGAR UN POCO MAS

FACU VERA dijo...

BIEN AHY GUILLE VAMOS TODAVIA DEFENDIENDO LA CUMBIA TENES MUCHA RAZON EN TODO LO QUE EXPRESAS MUCHA GENTE TIENE UN MIRADA MUY DISTINTA SOBRE LA CUMBIA QUE ES LA QUE NOS LLENA DE ALEGRIA.TAMBIEN QUIERO CRITICAR UN POCO A EL QUE ESCRIBIO EL LIBRO DE CUMBIA,nacion etnia y genero en latino america DE PABLO SEMAN Y PABLO VILA CREO QUE NO SABEN NADA DE CUMBIAS AJJAJAJA TENDRIAN QUE INVESTIGAR UN POCO MAS

FERNANDO ISAIAS dijo...

ME LEI EL BLOG Y CADA UNO DE SU APORTE... SE NOTA LA INVESTIGACION Y EL TRABAJO TAN PROLIJO.. CADA CUAL TIENE SU MODO DE VERLA BAILARLA O INTERPRETARLA.. LO QUE MUY POCOS SABEN ES QUE LA CUMBIA ES NATURAL ES ARTE ES EXPRESION ES VIDA.. LA VIVEN MASIJANDO SIN CONOCER ABSOLUTAMENTE NADA DE SUS INICIOS Y JUZGAN Y APUNTAN CON CAÑONES A UN GENERO QUE MAL LLAMARON "CUMBIA" VILLERA, A LOS DIARIOS - CUMBIA CUMBIA,, SAQUENSE LA PALABRA CUMBIA DE LA BOCA QUE LES QUEDA DEMASIADO GRANDE..
A LOS ESCRITORES DE LIBROS Y A LOS QUE CREEN SABER TODA LA VERDAD.. A ESE "ANTROPOLOGO" QUE VALLA A HABLAR DE ROCK QUE DE CUMBIA NO JUNA NI UNA...
SALUDOS.

Anónimo dijo...

A mi me parecio buena la nota, era una entrevista a un antropologo que hizo un estudio social del genero cumbia. El periodista le hizo preguntas interesantes, y las respuestas tambien lo fueron. A veces es bueno saber como se ven las cosas de afuera.
Y la nota anterior, la del 12 de julio, tampoco me parecio tan errada, es un informe sobre el crecimiento de la cumbia en la escena porteña en un ambito que no era el acostumbrado. Y ciertamente habia y hay una clase porteña que ve a la cumbia con malos ojos, y en gran parte porque dentro del genero cumbia, se encierran muchos subgeneros completamente diferentes, no me parece que ricky maravilla, alcides, gladys etc, esten en el mismo genero que La Delio, La maribel, etc, ni tampoco en el mismo que Rafaga, ni muchos grupos de cumbia qu surgieron como invento de un productor para hacer su negocio quizá pensando mas en la imagen que en la musica. Entonces me parece válida encarar la nota desde esa mirada. Sobre todo entendiendo que el mensaje, va dirigido al lector promedio de pagina, que aunque muchos de sus lectores puedan estar en la movida, la gran mayoria no.
En definitiva, la nota esta describiendo que esta renaciendo (aunque nunca murio) otra cumbia, y la vieja y querida cumbia, pero desde otro lado.

Caro dijo...

A mi la nota a Pablo Seman me pareció interesante, me gustó.

FERNANDO ISAIAS dijo...

QUE NOS PAREZCA VALIDA UNA U OTRA ENTREVISTA ES BARBARO.. ESO NOS HUMANIZA NOS DIVERSA. PARA CONOCERLA A LA CUMBIA NO HACE FALTA SER ANTROPOLOGO, POR QUE TENGAN ESE CARTEL VAN A DAR CLASE DE CUMBIA??? EN QUE NOS CONVERTIREMOS SI VALIDAMOS TODO?? EL REY DE LA CUMBIA ERA ANALFABETO, NO NECESITO DE LIBROS PARA COMPRENDERLA SOLO LA SINTIO EN SU SER.. YO ME PREGUNTO SIEMPRE. QUE ES LA CUMBIA PARA USTEDES?? CUANTAS DEFINICIONES DISTINTAS HAY..

escéptica dijo...

Me cuesta soportar la palabra "denigrar", y no logro separarme de eso para continuar con la lectura de la nota de página12, que de entrada me parece intolerable.
Con mucho esfuerzo y nula objetividad, termino de leer el artículo y sólo me queda decir que es una pena que el periodismo cultural sea tan patético.

el rey de la cumbia dijo...

che anomino quedate asi como anomimo por que no existis no sabes nada de la cumbia